La filial de Lehman Brothers Holdings en el Reino Unido, que está en bancarrota, podría el martes proponer a sus acreedores descongelar unos 11.000 millones de dólares de activos. Con esta propuesta intenta devolver activos ligados a Lehman Brothers International, el principal brazo europeo de la entidad de inversión estadounidense que quebró el año pasado y que ayudó a propagar lo peor de la crisis crediticia. Los activos han estado paralizados desde que Lehman se declaró en bancarrota en septiembre de 2008.