Ferrovial, a través de su filial Cadagua, se ha adjudicado la construcción y posterior operación de una planta desaladora en Chipre por un importe de 27,5 millones de euros, según datos de la compañía.
 Con este proyecto, Cadagua refuerza su presencia en Chipre, dado que ya suma cinco contratos de gestión de agua en el país.

La planta desalará agua de mar por ósmosis inversa. Se instalará en el Norte de Chipre y contará con financiación de los fondos de la Unión Europea.

La desaladora tendrá capacidad para tratar 24.200 metros cúbicos de agua al día y suministrar así agua potable a varias poblaciones del Norte de Chipre.

La filial de agua de Ferrovial ha logrado este contrato a través de una 'joint venture' en la que participa al 50% con la compañía Caramondani Desalination Plants.