Se trata de un contrato de prestación de servicios de gestión y mantenimiento de todos los sistemas técnicos y de telecomunicaciones de la red de carreteras nacionales.
El grupo presidido por Rafael del Pino se ha adjudicado este contrato a través de su filial de servicios británica Amey y en consorcio con URS/ScotT Wilson. Los trabajos se iniciarán este mes de julio, según señala Europa Press.