Ferrovial, accionista de Habitat con un 20% del capital, ha aceptado asumir una parte de la deuda de la promotora que preside Bruno Figueras, cerca de 400 millones, lo que permitirá salvar la compañía y que la misma no entre en un proceso concursal, la antigua suspensión de pagos. Fuentes financieras conocedoras de las conversaciones entre Habitat y la banca acreedora han explicado que la fórmula consiste en convertir un crédito subordinado en otro participativo, lo que supone inyectar 400 millones de euros en la compañía, un punto del acuerdo que es clave para garantizar que la promotora pueda cerrar el año sin desequilibrios patrimoniales.
Portavoces de Habitat y de Ferrovial han declinado hacer declaraciones, pero fuentes conocedoras de los contactos han señalado que éste es uno de los puntos que se tratará mañana en la reunión que mantendrá Habitat con el grupo de 38 bancos a los que adeuda 1.745 millones de euros. A finales del año pasado, Habitat compró a Ferrovial su división inmobiliaria por 2.200 millones de euros y, tras esta adquisición, la inmobiliaria catalana pasó a facturar 993 millones anuales, cuando anteriormente sus ventas se cifraban en 180 millones, con lo que de golpe se convirtió en la primera promotora de Cataluña y quintuplicó su tamaño. Habitat llevó a cabo esta operación sin aportar caja y para financiar la operación recurrió a un crédito sindicado por importe de 1.745 millones de euros. El pasado mes ya admitió que sólo devolvería durante este ejercicio 375 millones de euros, por debajo de los 450 millones que se había comprometido a retornar a la banca acreedora en el año en curso. El préstamo se otorgó el pasado mes de marzo, con una vida media de cuatro años, por un grupo de 38 bancos, entre los que se encuentran La Caixa, Banco Sabadell, Banco Popular, Caixa Catalunya y el Instituto de Crédito Oficial (ICO); y, entre la banca extranjera, The Royal Bank of Scotland, Barclays y Rabobank. El acuerdo, que se está ultimando pero no está cerrado, supone que los bancos aceptan tomar, en determinados supuestos, alrededor del 3% de Habitat, lejos del 30% que se había propuesto inicialmente por parte de la empresa, lo que supone convertir en crédito participativo más de 70 millones de euros del préstamo, una operación que se firmará, pero que sólo se ejecutará si durante 2008 la compañía lo necesita. Aunque la mayoría de los bancos, liderados por La Caixa, aceptan esta posibilidad, otros todavía la rechazan y son precisamente a los que se quiere convencer en la reunión de mañana. También se pretende que los accionistas minoritarios de Habitat acudan a una ampliación de capital que garantice un 2008 sin sobresaltos para la promotora, una alternativa que encuentra mucha resistencia entre este colectivo, que se reparte un 25% de la compañía y en el que se encuentran Dolores Ortega (sobrina del presidente de Inditex, Amancio Ortega), Emilio Cuatrecasas, Antonio Castro (propietario de Hesperia), Isaac Andik (Mango) y la familia Rodés. A cambio, los bancos aceptan un año de carencia de manera que durante 2008 Habitat no tendría que pagar intereses y, además, alargan un año el período de amortización del préstamo. Habitat, grupo controlado en un 55% por Bruno Figueras y Rafael Suñol, tiene en la actualidad unos activos valorados en 2.700 millones de euros, equivalentes a 18.000 viviendas que se entregarán durante los próximos seis años, y también a suelo calificado para primera vivienda que se vende sin edificar. La inmobiliaria está especializada en la promoción de vivienda libre en las principales áreas metropolitanas de España y tiene filiales como la firma de intermediación Don Piso. En la junta general extraordinaria de accionistas del próximo 27 de diciembre se someterán a aprobación los resultados del acuerdo negociado con los bancos y se espera también que se reduzca el número de miembros de su consejo de administración.