El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se dio hoy diez días de plazo para intentar consensuar una propuesta sobre el futuro de las dos cajas gallegas --Caixa Galicia y Caixanova-- con formaciones políticas, empresarios, sindicatos y las propias entidades, a las que exigió "responsabilidad". "Las cajas son responsables ante toda la sociedad ya que de su decisión depende que Galicia acierte en el mapa financiero de España", argumentó en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta, donde anunció que enviará una carta a los responsables de entidades, partidos, sindicatos y empresarios para hacer "una reflexión conjunta".