El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, admitió hoy que el canon eólico supondrá "un esfuerzo" fiscal para las empresas que participen del negocio en Galicia, con especial atención a las que ya contaban con parques en la comunidad y no tributaban por el mismo, pero defendió de nuevo que su aplicación "no es negociable". "Tenemos un compromiso con los electores", argumentó el jefe del Ejecutivo autonómico en un desayuno organizado por el Foro de Nueva Economía, donde reiteró su intención de derogar el decreto eólico aprobado por el bipartito y llevar al Parlamento gallego una ley para definir el nuevo marco eólico en la comunidad.