El grupo constructor y de servicios FCC ha firmado hoy un préstamo sindicado por un valor de 1.225 millones de euros a un plazo de tres años, que se destinará a las "necesidades corporativas" de la compañía. En una comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), FCC explica que el crédito, suscrito con once entidades, podrá ampliarse otros dos años y permitirá al grupo "mantener un volumen significativo de fondos disponibles para el desarrollo futuro" de la compañía. Asimismo, este contrato permitirá a FCC acometer sus planes de futuro "con un perfil de deuda a más largo plazo". Las entidades firmantes han sido La Caixa, BBVA, Santander, Banesto, Barclays, Caja Madrid, Fortis, ICO, Sabadell, Société Générale y Banco Popular.
El préstamo se ha firmado para tres años (con posibilidad de extenderlo dos ejercicios más), el mismo periodo de ejecución que está previsto contemple el nuevo plan estratégico del grupo de construcción y servicios. FCC prevé aprobar y presentar su nuevo plan de negocio durante el presente mes de mayo. La nueva estrategia de la compañía incluirá su apuesta por el sector de la energía, que arrancó con la reciente creación de una unidad de negocio para estudiar oportunidades en el sector. El plan será el primero que se elabore tras el nombramiento de Baldomero Falcones como primer ejecutivo del grupo (consejero delegado y vicepresidente) y de Rafael Montes como presidente. Internacionalización FCC cerró en 2007, con un año de antelación respecto a lo previsto, el plan estratégico puesto en marcha en 2005, que supuso invertir unos 5.000 millones de euros en potenciar la diversificación de la compañía, sobre todo, geográfica. De hecho, tras la ejecución de este plan, el grupo obtuvo en 2007 del extranjero más de una tercera parte (36%) de su facturación. Europa central y del Este generó un 55% de este negocio y Reino Unido, otro 18%. A cierre de 2007 el grupo controlado por Esther Koplowitz soportaba una deuda financiera neta de 7.967,3 millones de euros, un 53,1% superior al ejercicio precedente, que arrojaba un apalancamiento (deuda sobre patrimonio) del 53%.