FCC registró una pérdida neta de 140,2 millones de euros en el primer trimestre del año, frente al beneficio de 16,6 millones contabilizado un año antes.
 

FCC ha achacado esta caída del beneficio a la reestructuración de su filial de construcción europea Alpine y al impacto de la reforma energética en su negocio de renovables.

La "reordenación estratégica y de mercados" realizada en esta filial europea también influyó en la cifra de negocio de FCC, que cayó un 18,5% entre los pasados meses de enero y marzo, hasta 1.984,1 millones de euros. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) del grupo se situó en un importe negativo de 34 millones.

Este resultado neto atribuible negativo se ha visto marcado por los las pérdidas netas de 112,3 millones de euros contabilizadas en el área de FCC Energía como consecuencia de los cambios regulatorios y tras realizar tras un ajuste del valor de su cartera de activos renovables por importe de 158,9 millones de euros.

Por su parte, los saneamientos de Alpine han provocado un resultado bruto de explotación (Ebitda) negativo de 140,4 millones de euros en la filial de construcción para Europa Central y del Este. Si a ello se une la caída de los volúmenes de actividad en las áreas de Construcción y Cemento en España, el Ebitda del Grupo arroja un saldo negativo de 34 millones de euros frente a los 236 millones del primer trimestre de 2012.