Fannie Mae registró en el cuarto trimestre una pérdida neta de 25.200 millones, o 4,47 dólares por acción, frente a la pérdida neta de 3.650 millones un año antes, o 3,80 por acción. Los resultados del último trimestre se vieron afectados por pérdidas de 12.300 millones en el valor justo neto, 12.000 millones de dólares en gastos relacionados con créditos y 4.600 millones por deterioro de valores. Sin embargo, las pérdidas disminuyeron respecto del tercer trimestre y los ingresos aumentaron luego que la gigante hipotecaria informara mejoras en el acceso a los mercados de deuda desde fines de noviembre. Fannie registró en el tercer trimestre una pérdida de neta de 29.000 millones de dólares.