Si ayer tocó subir hoy tocaba todo lo contrario, bajar. Los mercados europeos se decantaron por las ventas en una jornada huérfana de datos macroeconómicos y a pesar de contar con buenos resultados empresariales. Caídas europeas a las que se sumó, en la apertura, el principal mercado del mundo, Wall Street que en la jornada precedente cerraba en máximos. Al cierre, el selectivo del continuo se dejó un 0,79% hasta los 14.556 puntos con todos los valores –salvo cinco- en la parte baja de la tabla y con Acerinox como la cotizada más penalizada por el mercado. Y todo ello, a la espera de lo que decida mañana la Fed, aunque el mercado descuenta que no moverá los tipos de su nivel actual.
Volatilidad, indefinición, nerviosismo. Calificativos que podrían definir lo vivido hoy en los parqués europeos en una jornada donde los inversores pasaron por alto los buenos resultados empresariales y se fijaron, sobre manera, en el único dato macro del día, el Índice de Producción Industrial de Alemania. “Lo que ha decantado las ventas en Europa ha sido precisamente ese dato”, explica Ana López de Riva y García que añade, “el Dax alemán arrastró al resto de indicadores europeos y el Ibex materializó una jornada cargada de volatilidad y nerviosismo”. Al cierre, el selectivo español cayó un 0,79% hasta los 14.556 puntos con todos los valores –salvo cinco en negativo. El más castigado fue Acerinox que cedió un 4,82% tras las alzas acumuladas ayer en un claro contexto de recogida de beneficios.