Todo el mundo conoce las grandes revalorizaciones acumuladas de esta gran compañía española y cuyo fundador es el estandarte de la humildad, el esfuerzo y del éxito como recompensa: Inditex.

Siempre tendencias alcistas claras, bien definidas y tremendamente duraderas. La primera de ellas se extendió desde finales del año 2003 hasta 2007. Momento en el que el selectivo español marcaba máximos históricos en los 16.040 puntos, Inditex también lo hacia en 8,65 euros. Sin embargo, no hace falta ver un gráfico para ver que tras una durísima corrección, como tratamiento de valor en burbuja, se recuperó en tan sólo dos años y medio después pulverizando todos los precios objetivos que le marcaban los distintos departamentos de análisis de las casas de bolsa. Así comenzaba el éxito, un nuevo impulso iniciado en el año 2009 al que aparente dejó de existir en el año 2015 al entrar en cierta lateralidad. Ha tenido que pasar más de año y medio para poder ver nuevos máximos históricos en el valor y con la reciente corrección la situación se pone interesante en el corto plazo.

Como podemos ver en el gráfico, el valor desarrolló un soporte a lo largo de julio y agosto ante la cercanía de la media móvil de 200 sesiones. Pero finalmente acabó por ceder ante las presiones de los vendedores provocando una caída de más de dos euros. Ahora parece que ha marcado suelo temporal ante los 31 euros y por lo tanto se inicia un testeo a lo que hasta ahora ha sido un importante soporte, y a partir de ahora resistencia en los 33 euros. Alcanzar ese objetivo va a ser relativamente fácil, superarlo ya es otra cosa distinta presisamente porque también se rompería la pauta de máximos decrecientes con la que viene bajando el valor.