El gobierno de Estados Unidos ha anunciado que se registró un déficit presupuestario de un 38% menor en los últimos 10 meses, que incluye hasta julio del 2013, con respecto al pasado año. Todo a pesar de que el registrado en el último mes ha sido más alto de lo que pronosticaban la mayoría de los expertos, según ha anunciado el Departamento del Tesoro.

El gasto excedió los ingresos en97.600 millones de dólares el mes pasado, en comparación con un déficit de 69.600 millones en julio de 2012, según ha anunciado el Departamento del Tesoro en Washington. El resultado refleja en parte la diferencia en el calendario de los pagos en julio del año pasado con respecto a este año. La estimación media de los analistas se situaba en torno a los 96.000 millones de dólares.

En el año fiscal que termina el 30 de septiembre, el gobierno de Obama prevé que el déficit federal se reducirá a  759.000 millones de dólares, lo que sería la cifra más pequeña en los últimos 5 años. Esa estimación la han realizado en base a sus estudios internos y, para los expertos, demostraría que la economía estadounidense se está fortaleciendo.

El aumento de la recaudación de impuestos y pagos a la Tesorería de Fannie Mae y Freddie Mac, además de la mejora del sector inmobiliario hacen que tanto Congreso y como la Casa Blanca, hace que deban llegar a un acuerdo sobre el control de gasto, déficit o recortes presupuestarios automáticos.

Con un crecimiento económico más fuerte y el aumento de ingresos, "estamos en una situación mucho mejor de la que estábamos hace un año", dijo Chris Krueger, un analista de políticas en Guggenheim Securities LLC en Washington.