La compañía metalúrgica Española del Zinc (Zincsa) registró en el primer trimestre unas pérdidas de 2,5 millones de euros, la mitad de las obtenidas un año antes, mientras que las ventas cayeron más del 83%, hasta 3,2 millones, informó la sociedad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. La compañía, que volvió a cotizar en bolsa en enero de este año, tiene en marcha un plan de viabilidad para superar la suspensión de pagos declarada en 2005, gracias al cual pudo reanudar la actividad de la fábrica de Cartagena a finales de 2006, aunque con suspensiones temporales del proceso productivo. En los tres primeros meses del año la producción de zinc metal alcanzó las 2.094,3 toneladas, el 74% menos, mientras que la de ácido sulfúrico ascendió a 3.894,7 toneladas, el 71% menos. La compañía advierte de que podría verse obligada a paralizar su actividad si los socios no renuevan los préstamos con los que está comprando materia prima, si bien de momento cuenta con un excedente de 9.400 toneladas de concentrados de zinc.