La economía española retrocedió once puestos entre 2008 y 2009 en el 'ranking' de países que ofrecen más facilidades para hacer negocios, donde pasó a ocupar el puesto 62 frente a la posición 51 del año anterior, según un informe elaborado por el Banco Mundial, la Corporación Financiera Internacional y Palgrave MacMillan dstinado a investigar las regulaciones que favorecen la actividad empresarial y aquellas que la dificultan