España es el quinto país de la OCDE en el que más caerá el consumo privado en 2009 (-4,4%), según datos de la organización mundial recogidos por el Instituto de Estudios Económicos (IEE).  La OCDE indica que la crisis económica internacional está provocando, entre otros, una caída notable del consumo privado en las principales economías mundiales. En el conjunto de países de la OCDE, se prevé una bajada media del consumo privado del -1,5% en 2009 frente a un aumento del 0,7% en 2008. Para el ejercicio 2010, la OCDE piensa que se podrá volver a una cifra levemente positiva situada, en promedio, en torno al 0,4%.