España ha logrado convencer una vez más a los mercados colocando su deuda a largo plazo. En concreto, el Tesoro ha vendido muchas más obligaciones de las que pensaban, 6.610 millones a 4, 7 y 10 años. No obstante, la rentabilidad del papel a 4 años ha sido más elevada que en la subasta de las mismas características llevada a cabo la semana pasada, mientras que el interés ofrecido en los otros dos tramos ha disminuido. 
El Tesoro español partía con la intención de colocar hoy entre 3.500 millones y 4.500 millones en obligaciones a cuatro, siete y diez años. Sin embargo, la demanda ha sido tan buena que finalmente ha colocado  6.610 millones en total. 

No obstante, el 'pero' de esta colocación lo ponen las obligaciones a 4 años, cuyo el interés ha aumentado ligeramente al 4.021%, frente al 3.912% de la semana pasada. El ratio de cobertura mejoró al 3,24%, frente al 1,71% de hace unos días, con lo que se logró colocar 1.300 millones de euros.

En la colocación de las obligaciones a 7 años la rentabilidad ofrecida ha sido del 4.541% frente al 5,110% de noviembre, y el ratio de cobertura del 2%, frente al 2,09% que obtuvo en la última subasta de estas características celebrada en el mes de octubre. En total, se han vendido 2.300 millones en este tramo.

En el tramo de más largo plazo, el de las obligaciones con vencimiento en 2022, ha vendido 3.009 millones a un interés del 5.403%, por debajo del 6.975% de noviembre.

Ésta es la primera subasta de deuda a largo plazo que realiza nuestro país después de que el viernes la agencia de calificación Standard & Poors rebajara el rating de nuestro país en dos escalones, desde AA- hasta A.
Además, hoy la agencia de calificación crediticia fitch ha declarado que no descarta bajar la nota de solvencia de la deuda española debido al bajo crecimiento económico de nuestro país. Actualmente, Fitch otorga a España un rating de AA- con perspectiva negativa.

Actualmente la prima de riesgo de España se sitúa en los 342 puntos básicos. 

Soleda Pellón, estratega de mercados de IG Markets, explica que "a España podría beneficiarle en las subastas de deuda que Italia haya perdido todas las 'A' de su rating, ya que, los Hedge Funds y los fondos en ocasiones necesitan tener deuda con calificaciones con alguna ‘A’ para que sea un paquete seguro”. En resumen, “la peor parte se la va a llevar Portugal y España podría salir incluso beneficiada de las rebajas de calificación”.

Francia también se ha sometido al examen de los mercados hoy, aunque también ha salido airosa colocando2.960 millones de euros en deuda con vencimiento a 2014 y rebajando el interés al 1.05%, frente al 1.58% que ofreción en octubre.