El Tesoro se ha enfrentado al examen de los mercados con una nueva subasta de deuda a corto plazo, superando la prueba con nota. En concreto, el organismo dependiente del Ministerio de Economía ha logrado colocar 2.530 millones de deuda a 3 y seis meses, aunque elevando ligeramente el interés ofrecido a los acreedores, mientras que el ratio de cobertura ha bajado en el tramo de más corto plazo y aumentado en el de mayor tiempo.

El Tesoro español ha logrado colocar más deuda a corto plazo de la prevista, ya que, se esperaba poder vender un rango entre 1.500 y 2.500 millones de euros. No obstante, España ha tenido que elevar el interés ofrecido a los compradores. En concreto, en las letras a 3 meses el interés ha aumentado del 0,6% al 0,84%, mientras que en el tramo de deuda con vencimiento en 6 meses, el interés ha subido del 1,58% al 1,73%.

El ratio de cobertura ha bajado para las letras de 3 meses, de 7,6 veces a 3,9, mientras que en las de 6 meses, ha subido a 4,3 veces, frente a las 3,3 anteriores.

El Tesoro ha vendido 1.510 millones en letras a 3 meses y 1.020 millones en letras a 6.

Tras conocerse el resultado de esta subasta, la prima de riesgo española se ha sosegado hasta los 473 puntos básicos, mientras que el Ibex 35 ha continuado con las subidas. Avanza un 0,63% hasta los 6.564 puntos.

En la última subasta de este 'papel', el pasado 24 de abril, el Tesoro colocó 1.932,95 millones de euros en letras a tres y seis meses, aunque tuvo que subir considerablemente los tipos para cerrar con éxito la emisión.

De esta forma, el organismo se quedó en la parte alta del rango, ya que esperaba captar entre 1.000 y 2.000 millones de euros, un objetivo menor que el de subastas anteriores. La demanda, por su parte, se mantuvo fuerte y superó los 9.400 millones.

Aquella emisión se llevó a cabo en una situación de tensión en los mercados, que situó al Ibex por debajo de los 7.000 puntos, mientras la prima de riesgo rondaba los 430 puntos básicos.

En su última subasta de deuda, llevada a cabo la semana pasada, el Tesoro colocó 2.493,38 millones de euros en letras a 3 y 4 años, pero con una incremento considerablemente la rentabilidad para cerrar con éxito la emisión. No obstante, la demanda triplicó la oferta.