Hemos vuelto a comenzar la temporada de resultados que viene casi siempre abierta por Alcoa y en raras ocasiones suele dar sorpresas.

Salvo en algún año funesto, la mayoría de las temporadas de resultados han salido según lo esperado e incluso bastante mejor. Dichos datos llenan de confianza a los inversores que realmente sólo analizan el dato actual contra el dato previo.

Ninguna empresa que se valga publicaría la realidad de todo su proyecto dado que, estamos más que acostumbrados a fijarnos sólo en la punta del iceberg. Hay una disociación evidente entre los fundamentales de empresas y bancos y la realidad de los mercados internacionales. De esto saben algo en Japón que tienen un sistema de capitalización bursátil curioso. Una empresa como telefónica cotizaría en el país nipón sólo por el 10% de su market cap real. Esto se hace para que la especulación que impera en dicho país tenga unos riesgos muy limitados. Ellos saben lo que valen las empresas y limitan su fluctuación y movimientos en base a una pequeña porción por saber que los mercados financieros no atienden menos a los sentimientos que a los fundamentales.
Volviendo a nuestro país el comentario más común en las salas institucionales es “largos en bancos” por lo que se ha de entender que el resto seguirá en cierto sentido ese camino.

Analicemos los riesgos de uno de los bancos que acaban de publicar resultados, nos vamos a referir a Bankinter pero es un ejemplo entre un millón. Dicho banco ha obtenido un beneficio del 26% que ha sido casi un 50% por encima de las estimaciones de los analistas. Estamos hablando de que se esperaban unos beneficios de unos 32 millones de euros y se han publicado beneficios por valor de 48 millones de euros.

A priori esto daría pie a una entrada en largo sobre este valor ,por denotar salud en cuanto a beneficios se refiere, ahora bien existen riesgos que hagan que este banco sea castigado por el mercado? La verdad es que se podría decir que si en condiciones libres de mercado. Estos riesgos se pueden derivar del modelo de negocio del banco que en nuestro país tienen un 70% de su actividad ligada a actividades hipotecarias. Si continuamos con las subidas de tipos de interés progresivas, como parece que va a ser, podría suceder que el mercado entendiera que el banco esta demasiado expuesto y que con las subidas de tipos podrían suceder defaults sobre la base del negocio.

La temporada de resultados en muchos casos nos deja atónitos de lo bien que la van a los grandes y lo mal que les va a los pequeños. Hay una brecha inmensa entre la realidad macroeconómica y la realidad microeconómica. Hay que tener muy claro que en la mayoría de los casos las magnitudes de las cifras no dejan al inversor particular opción a la interpretación.

Con todo esto los operadores de medio plazo deben fijar sus análisis en mucho más factores que, sólo en una cifra que puede ser en muchos de los casos un maquillaje para mostrar una de las caras de la moneda. Creo que cualquier persona que haya estado cerca de una cuentas de una empresa sabe que hay resultado A y otro B.