El Erste Bank, la segunda entidad financiera de Austria, ha obtenido un beneficio de 566 millones de euros en el primer semestre del año, un 25,1% más que en el mismo período de 2006. El fuerte aumento de la ganancia se ha debido en parte a la adquisición en octubre del banco BCR de Rumanía. Por otra parte, la dirección del banco ha anunciado que mantiene su pronóstico de aumentar el beneficio de 2007 un 25% con respecto al año anterior.