El grupo energético alemán E.ON está interesado en comprar los activos que Gaz de France (GDF) y Suez deben vender en Bélgica para llevar adelante su fusión, según recogen hoy los diarios L'Echo y De Tijd. La empresa alemana estaría interesada tanto en los negocios del gas como de la electricidad, y supondría la primera incursión del gigante alemán en el mercado belga.