La petrolera italiana Eni suspendió de forma temporal las entregas de gas y petróleo en Nigeria por "fuerza mayor" a raíz del sabotaje de un oleoducto que sufrió la compañía el pasado viernes. La declaración del "estado de fuerza mayor" permite al grupo petrolífero suspender sus obligaciones de entrega de gas y petróleo ante acontecimientos excepcionales que no pueden atribuirse a la compañía y evita que la empresa pueda ser penalizada por ello.