El presidente de Enel, Piero Gnudi, ha señalado que la adquisición de Endesa será un salto gigantesco que permitirá a la eléctrica italiana alcanzar una potencia instalada de 90.000 megavatios (MW). Le llevará además a producir más en el extranjero que en Italia.
Una vez completada esta operación, Enel asumirá una dimensión principal en el sector energético, con cerca de 60 millones de clientes, con una potencia de 90.000 MW instalados y una presencia en 22 países de tres continentes. El presidente de Enel ha subrayado que los activos de Endesa permitirán a Enel "producir en el exterior más que en Italia, y con un mix de generación óptimo". Además, el presidente de Enel ha destacado que la oferta que ha lanzado la transalpina junto a Acciona por Endesa, y que supone valorar la eléctrica española en 43.726,4 millones de euros, será la mayor adquisición por parte de una empresa italiana y una de las más grandes a nivel mundial. A este respecto, Piero Gnudi ha asegurado que el objetivo de la compañía italiana es mantener un elevado rating incluso después de la operación de Endesa. Por otra parte, la compañía italiana ha indicado que para el ejercicio 2007 pagará un dividendo de al menos 0,49 euros, la misma cifra que en 2006.