Enagás desveló el viernes un proyecto sustancial de su nuevo plan estratégico en un sector, el de los almacenamientos subterráneos, que necesita un fuerte impulso en España, totalmente dependiente del gas que llega del extranjero. En una entrevista con Reuters, el presidente de Enagás Antonio Llardén, dijo que la compañía invertirá entre 400 y 450 millones de euros en un nuevo almacenamiento subterráneo de gas en Yela (Guadalajara), que el Gobierno le adjudicará próximamente. "Estamos trabajando ya con un borrador de Real Decreto para que nos den la concesión, que es el primer paso en la adjudicación de este almacenamiento", dijo Llardén. El plazo de la concesión será de 30 años renovables y el almacenamiento estaría finalizado en un plazo de cuatro años. La capacidad neta de esta instalación sería de 1,1 bcm, (miles de millones de metros cúbicos) a los que se sumarían otros 0,9 bcm de "gas colchón" que se inyecta en el previamente a su uso como instalación y que no forma parte de las reservas propiamente dichas. "Calculamos que la inversión total puede ser del orden de 400 a 450 millones de euros incluido el gas colchón, que es la parte variable de la inversión", añadió Llardén.