Enagás ganó 103,9 millones en el primer trimestre del año, un 33,5% menos respecto a los 156,3 millones del mismo período del año anterior por el efecto contable de la integración de la regasificadora chilena GNL Quintero, sin la cual habría crecido un 1%, en línea con el objetivo establecido para el año.

El gestor técnico del sistema gasista español consiguió un beneficio después de impuestos a 31 de marzo de 2018 ha alcanzado los 103,9 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 1% sin incluir el efecto contable derivado de la revalorización de GNL Quintero en el primer trimestre de 2017.

Los ingresos se situaron se situaron en 342,2 millones, un 0,1% menos que hace un año, ya que la menor contribución de ingresos regulados ha sido compensada con una mayor facturación no recurrente de ingresos no regulados, ha comunicado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El resultado bruto de explotación (ebitda) creció un 3,5% hasta los 274,3 millones, según la compañía, responde a la mejor evolución operativa y al impacto positivo de sus sociedades participadas. 

Los gastos operativos al finalizar el primer trimestre de 2018 alcanzaron los 93,4 millones de euros, inferiores a los 100,8 millones de euros registrados en el mismo periodo del ejercicio anterior, lo que supone una disminución del 7,3%. Esta rebaja de los costes respone a la aplicación de políticas de eficiencia y control de gastos. 

Enagás también explica que el pasado 19 de abril el consorcio europeo formado por la italiana Snam (60%), Enagás (20%) y la belga Fluxys (20%), ha sido seleccionado por la Agencia Griega de Privatización (Taiped) como “inversor preferente” para la compra del 66% de las acciones de Desfa, el operador de la red de transporte de gas natural de Grecia. El resto de las acciones estarían controladas por el Estado griego.

El consorcio presentó una oferta de 535 millones de euros para adquirir el 66% de Desfa, y ya ha comenzado las negociaciones con un grupo de bancos griegos e internacionales para obtener financiación sin recurso para los accionistas. De fructificar las negociaciones con los bancos, Enagás espera que dicha financiación alcance en torno al 60% del coste de su inversión.

El endeudamiento de la compañía a 31 de marzo de 2018 se sitúa en 4.791 millones de euros, lo que supone una reducción de 217 millones de euros respecto a los 5.008 millones registrados a cierre del ejercicio 2017. Esta cantidad incluye 634 millones de euros asociados a la deuda neta contabilizada en GNL Quintero a 31 de marzo de 2018, según explica la propia compañía. 

Las acciones de Enagás caen este martes un 1,33% hasta los 22,93 euros por acción en el Ibex 35. En el acumulado de 2018, los títulos de la compañía descienden un 4%.