El tribunal de cuentas revela anomalías e incumplimientos en la gestión de carteras y contratación de la Fundación Centros de estudios Monetarios Financieros dependiente del Banco de España
Aparecen publicadas en la prensa económica las anomalías detectadas por el Tribunal de Cuentas en el Cemfi, (Fundación Centros de Estudios Monetarios y Financieros), que es un organismo que depende del Banco de España. Parece mentira pero ya hemos comentado algunas veces, con ocasión de la intervención del Banco de España en la Cam, que gran parte de la responsabilidad de la situación a la que ha llegado la entidad de ahorro la tiene la entidad, que debe de velar y supervisar el sistema financiero español que en este caso en el BdE.
Recientemente han aparecido noticias de la falta de rigor en la contestación y entrega de documentos solicitados por el Tribunal de Cuentas que fiscaliza también al llamado banco emisor de antaño. El BdE no es el guardián de la veracidad, ni sus estudios o directrices son infalibles , y así lo han demostrado en la falta de previsión de los sucesivos escándalos financieros que han aparecido y siguen apareciendo en nuestro sistema financiero. Y los que aparecerán en el corto plazo y que en la actualidad están en el fondo de las patologías bancarias que afectan a nuestras entidades, que algunas veces hemos comentado. Hay que reconocer que el cargo es un cargo nombrado por políticos y evidentemente nadie en su sano juicio va a morder la mano que te da de comer, de ahí muchas decisiones que no se entienden o son inexplicables.

El informe fiscalizador de la entidad corresponde al 2008 (no se asusten, las auditorias y fiscalización de ejercicios son verdaderamente un poco lentos) y sus incumplimientos, entre otros, son: 1) La falta de presentación de informes mensuales correspondientes a los tres primeros meses del 2008. Este asunto es grave dada la obligatoriedad del mismo y la necesidad de saber la situación de los movimientos de su cartera de valores. 2) Reembolsos del fondo ingresados en cuenta distinta a la asociada por importe de 1,140MM. Para que nos entendamos, eso es como si usted tiene una cartera de valores cuyos abonos por ventas y cargos por compras no se hacen desde la cuenta predeterminada que será la suya , en algunas operaciones concretas van a otra ¿Qué podría pensar Vd.?. Esto se presta a toda clase de especulaciones, son incumplimientos muy graves y además cometidos por una entidad dependiente del BdE QUE IMPARTE DOCTRINA EN ESE ASPECTO.

En cualquier fundación o empresa que se dedica a gestionar carteras debe de haber un comité que asesora y ratifica estas operaciones de compra/ venta y reembolso. En este caso el comité de inversiones no ha autorizado ninguna, tal y como establecen los órganos de la propia fundación, y además en el contrato suscrito con la entidad bancaria tampoco consta la autorización para drenar liquidez mensual por importe de 120.000 euros suscrita por los apoderados de la fundación.

Como en muchos organismos públicos, aparecen contabilizadas comisiones por importe de 13.800 y 6.200 euros sin especificar a dónde van ni a qué obedecen. También aparecen subvenciones sobrevaloradas por importe de 255.000 y 250.800 euros. Son cantidades desorbitantes en los tiempos en que vivimos. También contratación de varias obras en el edificio de la sede a la misma empresa sin las correspondientes medidas de concurso, aplicación del IVA reducido a unas facturas de obras y a otras no, seguimos con errores muy graves imputables a la entidad que se han conocido.

En el capítulo de contratación de personal siguen los incumplimientos por faltar los distintos trámites en los expedientes, así como la falta de proceso de selección en la contratación de alguna persona de la fundación.
Parece que todo esto nos suena pero era difícil pensar que esto ocurra en una entidad dependiente de quien imparte doctrina para todo nuestro sistema financiero.

Volvamos a la Cam. No sabemos ni creo que sepamos nunca qué responsabilidad tienen los servicios de inspección del BdE en este y otros procesos similares. Es lo mismo que ocurre con las auditorias, que siempre se salen del problema sin ninguna responsabilidad.

Rafael Montava Molina
Consultor Empresarial

.