Alemania ha vuelto a ver cómo su número de empleados cayó en el primer trimestre de 2009 por debajo de los 40 millones, por primera vez desde que ya lo hiciera en el mismo período del año anterior, informó hoy la Oficina Federal de Estadística en Wiesbaden (sur del país). Según las estimaciones provisionales de los estadistas, la crisis financiera mundial está afectando de forma cada vez más acusada al mercado laboral alemán y se prevé que lo siga haciendo en los próximos meses. No obstante, y habiendo registrado las 39,9 millones de personas en activo, el empleo alemán se situó un 0,1% por encima (o lo que es lo mismo, hay 48.000 empleados más) que en el mismo trimestre de 2008. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el aumento de las jornadas reducidas ha mitigado considerablemente los efectos negativos de la recesión.