El número de empleos disponibles en Estados Unidos al final de junio se ubicó en cerca de 2,6 millones, próximo a su nivel más bajo desde que el Departamento de Trabajo empezara a hacer un seguimiento de las cifras en diciembre del 2000.
Por otra parte, la actividad de contratación de personal también se halla en un mínimo histórico, en momentos en que se registran descensos pronunciados en los sectores de la construcción y el comercio. En total, la contratación ha caído un 33% desde su tope de julio del 2006, y los empleadores contrataron sólo a 3,8 millones de empleados en junio.