El Tribunal de primera Instancia de la UE confirmó hoy la congelación de fondos de Melli Bank, una entidad financiera británica propiedad de Bank Melli Irán (BMI), dentro de las sanciones económicas comunitarias a Irán por su programa nuclear. El banco recurrió la decisión del Consejo de la Unión Europea (UE) para congelar sus fondos en Europa, adoptada en junio de 2008 dentro de una medida que afectó también a otras entidades iraníes relacionadas con los programas atómico y de misiles de Teherán.