La demanda de cesa en lo que respecta a la deuda española. El Tesoro Público ha vuelto a superar el test de este martes con la colocación de 5.044 millones de euros, dentro de la horquilla prevista, en letras a 12 y 18 meses. En cuanto a la rentabilidad exigida de los títulos a un año, el tipo de interés ya cede por debajo del 1,5% con unos compradores que duplican y han llegado hasta a triplicar la deuda sacada a subasta. El bono español a diez años se mantiene en el 5,2% tras la subasta, mientras que el spread de deuda se coloca en los 317 puntos básicos. 

Ha colocado 5.044 millones en letras a 12 y 18 meses, frente al máximo esperado de 5.500 millones, pese a que las peticiones han duplicado con creces la oferta, y pese a que el interés sigue a la baja, y ya se sitúa por debajo del 1,5% a un año.

El Tesoro Público ha colocado 5.044 millones en letras a 12 y 18 meses, dentro de lo contemplado por el organismo entre los 4.500 y 5.500 millones de euros, y acumula ya diez subastas consecutivas en las que se coloca el máximo dinero previsto a menor tipo de interés desde que comenzara esta buena racha en el mes de diciembre del año pasado. Lo sucedido esta mañana es fiel al pensamiento del mercado. Todos los analistas ya preveían una buena colocación, incluido Damián Querol, director de Análisis de Banco Gallego, que apunta, además, a la jornada electoral de este fin de semana para reducir aún más el tipo de interés exigido. "Es verdad que a partir de este fin de semana es una fecha importante puesto que podríamos ver medidas adicionales y algo más drásticas que nos permitan reducir el déficit de este año, algo que los mercados están esperando. El bono a diez año se mantiene en el 5% a la espera de estos datos”.

En el caso de las letras a 12 meses, ha adjudicado un total de 3.600 millones de euros con una rentabilidad media del 1,418%, frente al 1,899% abonado en la anterior subasta, celebrada en el mes de febrero. La demanda sigue respaldando las emisiones del Tesoro; en este caso, las peticiones de letras a un año se han acercado a los 7.700 millones de euros, 2,1 veces más que los 3.598 millones adjudicados.

Mientras, en títulos a 18 meses se han colocado otros 1.450 millones de euros a una rentabilidad ligeramente superior a 1,711%, alrededor de medio punto porcentual a la subasta de hace un mes cuando se estableció una rentabilidad del 2,308%. La demanda ha ascendido hasta los 4.238 millones, casi el triple (2,9 veces más) que los 1.446 millones colocados.

En lo que va de año y a la espera de sumar los datos de esta subasta, el Tesoro ha captado ya más de 48.000 millones de euros, más de un tercio de los vencimientos a los que debe hacer frente este año, unos 150.000 millones, 49.500 en bonos y obligaciones y 102.000 en letras de corto plazo.