El Tesoro español ha colocado más deuda de la prevista a largo plazo. En total, España ha vendido 2.520 millones en bonos a 3 y 5 años, frente a los 2.500 millones previstos. La demanda ha superado también la de otras colocaciones de este tipo. Sin embargo, el interés ofrecido a los acreedores también ha subido de forma destacable en todos los tramos subastados.

En la subasta de bonos a 3 con vencimiento el 30/07/2015 el Tesoro ha tenido que aumentar la rentabilidad al 4,037 %, frente al 2,617% de la anterior subasta de este tipo. El ratio de cobertura ha sido de 2,9 veces, por encima de las 2,4 veces de la subasta anterior.

En el caso de los bonos a 5 años la rentabilidad media quedó situada en el 4,752% (frente al 3,565% de febrero), con un ratio de cobertura de 3,8 veces (por encima del 2,7 de febrero).

En el caso de los bonos a 5 años con vencimiento el 30/07/2017 la rentabilidad media quedó fijada en el 4,96%(última subasta en 2005), con un ratio de cobertura de 3,14 veces.

José Luis Martínez Campuzano, jefe estratega de Citigroup en España, comenta que “los tipos han subido ajustándose al Mercado Secundario, pero éste es un mercado muy limitado y el Primario, en cambio, nos ha demostrado que, con objetivos de colocación moderados, sigue habiendo mucha demanda”. De hecho, de la subasta de hoy destaca que “ha recibido una demanda alta, más elevada que la de la subasta anterior, por lo que no me parece una subasta mala, todo lo contario, me parece bastante buena, ya que da tranquilidad en el corto plazo”.