El supervisor bancario sueco afirma que las principales entidades del país están preparadas para resistir "presiones extremas" en los próximos meses, por lo que no necesitan captar capital adicional, según se desprende de las pruebas de estrés a las que ha sometido a los cuatro mayores bancos suecos ( Nordea, Swedbank, SHB y SEB). "Todos los grandes bancos pueden resistir presiones extremas en el futuro próximo (...) Los principales bancos suecos pueden soportar pérdidas crediticias en la región báltica de más de 150.000 millones de coronas (13.910 millones de euros) en los tres próximos años, según el escenario más negativo de las pruebas de estrés", indicó la Autoridad de Supervisión Financiera sueca.