El famoso "sueño americano" sigue vivo, según una encuesta divulgada hoy que revela que el 79% de los estadounidenses creen que es posible progresar pese a la peor crisis financiera de los últimos 80 años.

El sondeo del Proyecto Pew para la Movilidad Económica refleja que el optimismo es generalizado, incluso entre las personas de bajos ingresos, los estratos con menor nivel educativo y los desempleados.

Los hispanos se sitúan a la cabeza del optimismo, así un 86% dijo creer que puede mejorar su situación económica pese a la crisis, frente al 83% de los afroamericanos.

Para Pew, que encargó la encuesta a la firma Greenberg Quinlan Rosner Research and Public Opinion Strategies, el consenso es "asombroso" dado que el 94% de los entrevistados describe la situación económica del país como mala.

Los estadounidenses son optimistas no sólo sobre el presente, sino también sobre el futuro a largo plazo.

Así, un 72% cree que su situación económica será mejor en los próximos 10 años, una percepción que traspasa líneas políticas y grupos demográficos.