El índice estadounidense S&P500 podría subir un 10% hasta final de año si la Reserva Federal anuncia su plan de comprar más bonos a fin de inyectar dinero en la economía, ha reconocido Thomas J. Lee, estratega de JP Morgan Chase & Co.

Un relajamiento cuantitativo de la poítica monetaria. Así es como se llama la compra de bonos a fin de inyectar dinero en la economía estadounidense. La política que ha anunciado la FED y que, de confirmar su puesta en marcha, podría hacer subir más del 10% al s&P500. Thomas J. Lee, estratega principal de acciones estadounidenses de JP Morgan Chase & Co admite que "esta segunda inyección será muy efectiva y por ahora, es muy bueno para el mercado de acciones". 

El índice americano se ha revalorizado cerca de un 14% desde que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernake, anunciara su intención de inyectar más dinero en la economía. Una operación "que favorecerá a los sectores económicamente más sensibles porque las empresas están cobrando más confianza y eso debe propiciar un aumento de los beneficios".

La economía creció a un ritmo anual de un 2 por ciento en el tercer trimestre porque el gasto del consumidor tuvo su mayor aumento en casi cuatro años, indicio de que la expansión económica está cobrando fuerza duradera. Un informe aparte emitido la semana pasada mostró que la actividad mercantil se aceleró inesperadamente en octubre.