Los inminentes aumentos de los tributos que gravan la compra de vivienda, así como la eliminación de la desgravación por su adquisición prevista para 2011, son vistos con buenos ojos por un sector que confía en que los próximos meses supongan un aliciente para el aumento de las compras.