El mercado español continúa con las dudas en una jornada que amanece marcada por los datos de PIB de Francia y Alemania y con la confirmación de la entrada en recesión de la economía gala. Los inversores se muestran escépticos teniendo en cuenta que los motores de la Eurozona tampoco tienen fuerza para tirar del carro comunitario. Menor importancia parecen dar los inversores a los nuevos máximos históricos que ayer volvieran a marcar el S&P 500 y el Dow Jones en Wall Street. Con este telón de fondo, el Ibex 35 cede un 0,09% hasta los 8.466 puntos, arrastrado principalmente por los bancos. En el mercado de renta fija, la prima de riesgo roza los 300 puntos básicos y, en el de divisas, el euro-dólar vuelve a colocarse por debajo de 1,30.

El Ibex 35 abre con la misma tónica de indecisión que las últimas sesiones. El selectivo camina por la delgada línea roja de los 8.400 puntos y, ¡ojo! porque, de perder este soporte intermedio, Antonio Espín, analista independiente, avisa que "podríamos experimentar retrocesos mayores”. Hoy los mayores culpables de la caída del selectivo son los bancos. Encontramos al sector financiero cotizando en la parte baja de la tabla. BBVA pierde un 0,92%, Sabadell un 0,92%, Popular un 0,69%, CaixaBank un 0,62% y Santander un 0,62%. Sólo se salva Bankinter, que sube un 0,47%. Sólo un valor supera estas caídas, Sacyr, que retrocede un 1,30%.

En la parte alta, Abengoa B encabeza la subidas con una revalorización del 0,96%, seguida de ACS (0,82%) y ArcelorMittal (0,78%). Parece que la compañía presidida por Florentino Pérez cotiza las cuentas presentadas al cierre de sesión ayer. ACS vio reducido su beneficio en el primer trimestre por el ajuste de la participación en Iberdrola y por menores ingresos extraordinarios.

En el grupo de los blue chips, Telefónica retrocede un 0,32%, Repsol un 0,03%, Inditex un 0,24% e Iberdrola un 0,05%.

En el Mercado Continuo…
Inmobiliaria Colonial se dispara un 10,39%, después de que el presidente de OHL reconociera ayer en la Junta de Accionistas de la compañía que preside su interés explícito por entrar en el capital de la inmobiliaria.

En cambio, Bankia se desploma un 15% hasta los 3,54 euros. Recordemos que ayer finalizó el plazo de negociación de los derechos de suscripción para acceder a la ampliación de capital y más de 8,5 millones de estos derechos no encontraron comprador. A destacar que, desde que Bankia iniciara su ampliación de capital el título ha perdido un 63% de valor en bolsa.