La industria del pequeño electrodoméstico prevé registrar un repunte del 10% a lo largo de este año, después de reducir su facturación un 2% en 2009, hasta 720 millones de euros, informó hoy la Asociación Española de Fabricantes de Pequeños Electrodomésticos (FAPE) con motivo de la celebración de su asamblea anual.
De la facturación del sector el pasado ejercicio, 550 millones de euros correspondieron al mercado nacional, lo que supone una caída del 5%, y el resto, a exportaciones.
Los mercados internacionales experimentaron un "significativo" incremento próximo al 7% respecto al año anterior y, como principal destino, destacó la Unión Europea, que absorbió el 75% de las ventas al exterior