La Federación Española de Bebidas Espirituosas (Febe) prevé que en "el mejor escenario para el presente año" se producirá una caída del consumo inferior al 10 por ciento, ha declarado en una entrevista a Efe su director ejecutivo, Jaime Gil Robles. El citado directivo ha matizado que bajo este supuesto Febe trabaja con ver el final del túnel en el segundo semestre de 2010, y ha apuntado que "si la caída fuera mayor, nos iríamos más lejos" en tiempo de recuperación. Este descenso del consumo estimado para 2009 se sumaría a la caída que ya arrastra el sector desde 2008, año en el que los consumidores redujeron la ingesta de bebidas espirituosas el 11,2% en su conjunto. Por canales de consumo, la peor parte la sufrió el de hostelería con descensos del 14,7 por ciento, mientras que en alimentación la caída fue del 4 por ciento, según datos de la consultora Nielsen. Gil Robles ha apuntado, a la luz de estos datos, que la crisis ha destrozado uno de los mitos del sector, "el de que la gente bebe mucho más cuando el panorama económico empeora".