Obtener rendimientos positivos independientemente del comportamiento de los mercados. Es lo que cualquier inversor querría tener invirtiendo en fondos de inversión y es la cualidad principal de los fondos de retorno absoluto.Una inversión que permite estar seguro en entornos donde tanto deuda gubernamental como el contagio entre entidades financieras es más que evidente. ¿Su principal atractivo? Tener estrategias de baja volatilidad.

Intentar conseguir retornos positivos en entornos bajistas del mercado. Es la estrategia que siguen los fondos de retorno absoluto y que se erige como la alternativa de inversión del momento. Más si tenemos en cuenta que la mayoría de los mercados de valores cerraron el primer semestre del año en números rojos: el Ibex35 cede un 0.3% desde comienzos de año, el FT-100 retrocede más del 3% en tanto que el Eurostoxx50 firma el año con pérdidas del 2.7%. Sólo mercados como el alemán –una revalorización del 3%– y los americanos –el Dow Jones supera el 3% de ganancias– consiguen firmar el año con un comportamiento positivo. Ante este escenario se hace más que evidente la búsqueda de estrategias que permitan sacar rentabilidades positivas independientemente de lo que suceda en los mercados.

Y, es que, aunque se quiera mirar hacia otro lado, no se pueden obviar los tan ampliamente comentados problemas e Grecia, Irlanda o Portugal pero tampoco se puede dejar de lago la situación de los tipos de interés en Europa, donde la única tendencia posible que cabe es la de subida gradual en el precio del dinero. La primera, descontada por los mercados, este mes de julio. Por ello no es de extrañar que los gestores estén buscando métodos para sacar rendimientos positivos a la parte de la cartera asignada a la renta fija.

¿El más seguido? El que lleva el nombre de “retorno absoluto”. Productos flexibles que serán capaces de tomar tanto posiciones cortas como largas. Victoria Torre, responsable de análisis de Selfbank asegura que dentro de esta categoría “existen estrategias muy diferentes con niveles de riesgo distintos por ello hay que asegurarse bien de que este tipo de fondos se adecuan a la cartera del inversor”. Si algo destacan los expertos es la baja volatilidad que tiene este tipo de productos. Ángel de Molina, director de análisis de Tressis reconoce que estos productos permiten aprovechar las caídas de la bolsa o la ampliación de los spreads de crédito mediante estrategias no direccionales “tomando posiciones cortas en determinados bonos, la compra de instrumentos derivados para CDS, cubiertos de duración en momentos donde los tipos puedan darnos más de un susto”. Es decir, son productos que “suelen jugar al tramo balanceado que más se beneficia tanto de la exposición al bono como de la renta variable”.

Los exóticos del mercado español
Aunque los expertos reconocen que el retorno absoluto es un producto que mejora sustancialmente el perfil de riesgo de las carteras, todavía son pocos los productos de origen español que se ponen a disposición del inversor. Productos que además presentan una volatilidad más elevada.

El Belgravia Epsilon –de la gestora Belgravia Capital– acumula una rentabilidad de más del 12% en los últimos tres años. Tan exótico como su nombre es la rentabilidad que acumula el Bankinter Kilimanjaro a tres y cinco años. Y durante este ejercicio consigue batir al sector. En lo que va de año el fondo obtiene más del 3% de rentabilidad con una volatilidad de más del 20%, según datos deVDOS Stochastics.


Si desea conocer los fondos de Retorno Absoluto recomendado por los expertos, suscríbase a nuestra revista para leer el artículo completo AQUÍ.