El rescate público del sector bancario de Reino Unido asciende a 850.000 millones de libras (937.440 millones de euros), según los cálculos de la Oficina Nacional de Auditoría británica, que considera que este nivel de apoyo "sin precedentes" estuvo "justificado" ante los costes sociales y económicos que hubiera provocado el colapso de alguno de los grandes bancos del país.  Esta cifra procede de la suma de las diferentes medidas del Gobierno en respuesta a la crisis, como compras de acciones, garantías y préstamos al sector.