Codere señala que la nueva ley perjudica al interés general y beneficia a las compañías irregulares.
Al gobierno no le ha pasado desapercibido el potencial de ingresos de las casas de apuestas, sin embargo, el proyecto de ley para regularizar este tipo de operativas no está dejando contento a todo el mundo.
 
De hecho la empresa cotizada en el Ibex 35 dedicada a estos menesteres, Codere,  ha hecho saber su inconformidad sobre la ley mediante un comunicado de prensa en el que analiza porque la nueva ley, en su opinión, “perjudica los intereses generales” y “beneficia a las empresas no legalizadas!”.
 
En el texto la compañía hace ver que “el actual texto provocará indefensión del interés general y la inadecuada ordenación de este importante sector económico.” Además la empresa señala que con este proyecto de ley “se incorporan medidas que favorecen a los operadores online que, desde Gibraltar y otros paraísos fiscales, no se han sometido a la legislación española vigente y se discrimina a quien cotiza en nuestra bolsa, crea empleo y paga impuestos, en territorio español.”
 
Según el comunicado que la compañía ha remitido a los medios de comunicación, “los operadores de juego online que han venido desarrollando esta actividad sin someterse a la legislación española (…) van a resultar privilegiados por la nueva Ley, frente a los empresarios españoles que han sido respetuosos con la legislación española, han pagado puntualmente sus impuestos y han creado empleo y riqueza en España”.
 
La compañía señala algunas vías que el nuevo proyecto de ley debería tener en cuenta, entre ellas, mantener las sanciones fiscales a quienes no cumplan con la legalidad en España, Incorporar la necesidad de encontrarse al corriente de las obligaciones fiscales, para poder acceder a una licencia, exigir que los sistemas técnicos de soporte del juego residan en España así como exigir la anulación de las bases de datos de clientes obtenidas de manera irregular.