El presidente del HSBC, Stephen Green, cree que la banca "debe una disculpa al mundo real" por los errores que condujeron a la crisis financiera del año pasado y que es necesario un cambio de cultura para mejorar la percepción que tienen los ciudadanos de la tarea que desempeñan los banqueros. Así lo afirmó Green en declaraciones a la BBC desde Estambul, donde asiste a las asambleas del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), en las que añadió que la banca "también debe al mundo real el compromiso de aprender las lecciones que tienen que ver con gobierno, ética y cultura en la industria". Green consideró que estos cambios "no se pueden lograr simplemente con normas y regulación", aunque reconoció que es "inevitable" que tanto los organismos reguladores como los directivos de los bancos aprendan de lo ocurrido en el último año.