El presidente del fabricante de vehículos Ford, William Clay Ford, se mostró prudente sobre la evolución de la industria del automóvil para el próximo ejercicio, en el que no espera que se produzca un gran aumento de ventas, durante la reunión mantenida con el presidente estadounidense, Barack Obama. Ford señaló que las previsiones de su compañía no contemplan que durante el próximo ejercicio se produzca un fuerte incremento de ventas, aunque indicó que es posible que haya un ligero incremento de los volúmenes de producción en comparación con 2009.