El presidente de la inmobiliaria catalana Aisa, Genís Marfà, se negó esta mañana a contestar las preguntas de la acusación y del juez de instrucción número 13 de Barcelona, después que uno de sus accionistas, la filial del grupo Mestre --Manipuladora de Mercancías--, presentara una denuncia en diciembre contra él por presunto delito de disposición fraudulenta de los bienes de la sociedad que pasó a controlar en la primavera de 2005.

Ante la respuesta de Marfà, la parte demandante, que enviará por escrito las preguntas al juez para que el empresario conteste, prevé solicitar una auditoria completa de la inmobiliaria para probar los hechos con los que ha basado su denuncia.