El precio del suelo urbano, que supone entre el 40% y el 60% del precio final de las viviendas, cayó un 7,5% respecto al mismo periodo de 2008, hasta 237,7 euros por metro cuadrado, según datos del Ministerio de Vivienda.  En los municipios de más de 50.000 habitantes, el precio del metro cuadrado alcanzó los 599,8 euros, un 7% menos; en los de entre 10.000 y 50.000 habitantes se situó en los 263,8 euros (-12,3%) y en las localidades de entre 5.000 y 10.000 habitantes llegó a los 186,2 euros (-6,2%).