El precio medio de la vivienda cayó un 5,5% el pasado mes de febrero, con lo que acumula un descenso del 15,7% desde el máximo que alcanzó en diciembre de 2007, según el índice que realiza Tasaciones Inmobiliarias (Tinsa) sobre pisos libres, tanto nuevos como usados, difundido hoy.
La caída del precio de los pisos fue idéntica a la experimentada en el mes anterior, lo que, según Tinsa, "supone un cierto grado de estabilización del descenso interanual" de los precios de los inmuebles.

Por zonas, los pisos bajaron en todas ellas, especialmente en aquéllas con mayor mercado de segunda residencia. En concreto, las caídas oscilaron entre el 3,8% que se registró en la categoría de resto de los municipios y el 8,9% de Baleares y Canarias.

En la costa mediterránea, el precio de los pisos disminuyó un 8,2%, mientras que en las capitales y las grandes ciudades lo hizo en un 5,9%. En las áreas metropolitanas el descenso fue del 4%.

ATONÍA DE LOS COMPRADORES EXTRANJEROS

Según Tinsa, las caídas de precios en las zonas de segunda residencia "pueden venir por la situación de atonía en la demanda de países centroeuropeos, así como de la debilidad de la demanda interna en un contexto de salida de la crisis menos optimista de los previsto".

El precio de la vivienda libre tanto nueva como usada acumula una corrección media del 15,7% desde el precio máximo que alcanzó en diciembre de 2007, en pleno 'boom' inmobiliario.

Por zonas, el mayor ajuste se localiza en la costa mediterránea, con una caída del 22% desde dicha fecha, mientras que en Baleares y Canarias la reducción se eleva hasta el 16,8%.

En las grandes ciudades y capitales, el recorte acumulado en el precio de la vivienda se sitúa en el 16,3%, mientras que en las áreas metropolitanas se calcula en el 16,2%.

En cuanto al resto de municipios, el abaratamiento medio de los pisos desde el pinchazo de la burbuja se sitúa en el 13,2% a cierre del pasado mes de enero, según el informe de Tinsa.