Los precios de la gasolina y del gasóleo han subido un 5% esta semana con respecto a la anterior, situándose en nuevos máximos anuales, tras entrar en vigor la subida aprobada por el Gobierno del impuesto sobre hidrocarburos, que se aplica a ambos combustibles. En concreto, el litro de gasolina alcanzó los 1,075 euros, un 4,9% más caro que en la semana anterior, mientras que el del gasóleo se situó en 0,951 euros, un 5,2% más, según datos del Boletín Petrolero de la UE. El Consejo de Ministros aprobó la semana pasada una subida de 2,9 céntimos de euros por litro en el impuesto sobre hidrocarburos que se aplica tanto a la gasolina con o sin plomo como al gasóleo de automoción, que permitirá al Estado ingresar 1.097 millones de euros anuales.