La economía portuguesa siguió contrayéndose en el primer trimestre debido a que las exportaciones cayeron bruscamente y los consumidores redujeron el gasto, según los datos finales del Instituto Nacional de Estadistica, INE, publicados el martes.  En un comunicado, el INE señaló que el producto interior bruto descendió un 1,6% respecto al cuarto trimestre y un 3,7% frente al primer trimestre del año pasado. El 15 de mayo el INE estimó que el PIB luso había caído un 1,5% trimestral y un 3,7% interanual en los tres primeros meses del año.  La economía portuguesa ha sufrido por el lento crecimiento de los últimos años y empezaba a recuperarse cuando la economía mundial comenzaba a contraerse.