El Producto Interior Bruto (PIB) japonés ha crecido un 0,6% en el tercer trimestre respecto al trimestre anterior, y un 2,6% interanual. Dicho crecimiento, que se debe a las exportaciones y las inversiones en capital de las empresas, supera ampliamente las previsiones del mercado. Los economistas apostaban por un aumento del PIB del 0,4% respecto al trimestre anterior, y por un 1,8% interanual. En el segundo trimestre, la economía japonesa retrocedió un 0,4% respecto al anterior, según cifras revisadas . Un nuevo trimestre de pérdidas habría hecho entrar a Japón en una fase de recesión económica.