El PIB de Francia ha crecido un 0,3% en el segundo trimestre, debido al aumento de las importaciones y al descenso de la inversión.