La economía de la zona euro registró en el segundo trimestre del año un crecimiento negativo del 0,2%, frente al 0,1% estimado con anterioridad.